Este que soy…


Este que soy…

… no tiene dobleces.

… vive enamorado de la vida que le toca vivir.

… no puede dejar de decirle pan al pan, ni “¡venga!” al vino.

… se levanta cada mañana sabiendo que puede desayunar con un presidente, comer con un príncipe y cenar con un mendigo y luego regresar a su casa, tranquilamente, en Metro, en un Micro atiborrado, a patín incluso, sin mayor problema.

… tiene pocos amigos, pero los ama profundamente y recibe de ellos amor sincero, derecho, un abrazo de bienvenida, un hombro para chillar, una pendejada para carcajearse.

… tiene sus días oscuros, sus momentos de rabia, sus odios ocasionales contra el puto mundo injusto y corrompido. Pero también tiene sus claros, sus momentos de felicidad plena, sus amoríos con el maravilloso mundo siempre asombroso e inabarcable, y con su gente.

… disfruta de una mañana de flojera, de un mediodía de trabajo, de una tarde echado en un jardín leyendo una novela, de una noche de cine en la cama, o cine en la butaca, o una simple mirada absorta al firmamento.

…ya conoció el infierno, las noches apagadas ahogado por las drogas, el temblor de pies y manos, el alarido de temor, el síndrome de abstinencia, el desamor por sí mismo, el odio contra el reflejo del espejo… y va por la primera década “limpito”.

… no se complica, no sabe fingir lo que no siente y ni siquiera ocultar lo que le enfada.

… ya se conoce, ya aprendió a putazos que nadie le va a regalar nunca nada, y que muchas veces otro le puede quitar lo que te toca.

… camina sereno, a su propio ritmo, con su propio impulso, porque este que soy no conoce la envidia: cada quien se gana lo que tiene porque le ha chingado, y todo lo que quiere lo ha de obtener así: chambeando.

… ha aprendido a no esperar de otros lo que puede obtener para sí mismo, pero también aprendió que compartir con otros lo que uno sabe es también una forma de ser generoso con uno mismo.

… no tiene caretas, y si las tiene son para las fiestas porque es capaz de transformarse en chancla con tal de ver reír a sus amigos.

… está a toda madre, cumpliendo un año más en esta vida, desprendiéndose de lo que no le gusta y buscando lo que quiere para sí los días que siguen.

… está sereno, contento, satisfecho… y brinda desde aquí, con una copa de champaña, porque la vida es chida y más si se comparte

¡Salud!♠

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s